Una experiencia diferente

Publicado el 04/01/2019  

Aquello que daba sentido a la acción de Jesús de Nazareth era su pasión por el Reino de los Cielos. Él entendía que el Padre estaba inmerso en la historia de la humanidad, que también es historia de Salvación. Esa historia que construimos vos y yo.

En la actualidad, la cultura del consumismo nos desafía a descubrir el rostro del Dios de Jesucristo. Por eso el esfuerzo de la donación generosa que realizaron las familias del Auxi encontró eco en los nuevos lugares teológicos donde Dios habita.

Gracias al Sí de jóvenes, familias, niños y educadores hemos recuperado y fortalecido lazos misioneros. Algunas jóvenes confirmadas este año, fueron testigos y nexo entre las abuelas del Hogar Ntra Sra del Buen Viaje, al llevar en una visita de exalumnos, la alegría de una canción, el tiempo para mirar a los ojos y muchas de las donaciones que reunimos juntos a lo largo del mes de noviembre y diciembre. Las comunidades que hoy nos remiten al Reino de Dios y nos convoca a solidarizarnos, además de estas abuelas son los niños y adultos del comedor Sagrado Corazón de Morón Sur, la comunidad de Laura Vicuña de San Justo, la comunidad Santa Rita de Ciudad Evita y el comedor que inició la comunidad parroquial que atiende nuestro capellán P. Jorge Coco Alonso. Volver a tender puentes, significa gestionar cambios de paradigmas. Una ética donde toda la Casa pueda concebirse como parte activa del Reino que Ya esta, pero todavía no, en plenitud.